Literaturas fantásticas: el Mundodisco de Terry Pratchett (II)

¿Os acordáis de la primera parte de «El Mundodisco de Terry Pratchett», en la que hablamos sobre cómo eran sus novelas en cuanto a estructura, intertextualidad y pluralidad de géneros? Si queréis echarle otro vistazo, pinchad aquí. Y ahora, ¡manos a la obra, que tengo mucho que contaros! En esta segunda entrega cataréis un poco de la filosofía de Sir Terry y sabréis cómo era su forma de interactuar con los lectores. Además, también analizaremos el caso de Dioses menores, una de las novelas independientes.

¿Listos? ¡Izad la bandera!

Pensemos

Cuando Terry Pratchett y Neil Gaiman escribieron juntos Buenos presagios, Gaiman declaró que pretendían escribir algo para que «la gente lea la historia, que se ría y quién sabe si, incluso, que piense». Este propósito se aplica a todas las obras de Pratchett: nos obliga a pensar sobre cómo son las personas y cómo suelen actuar.

230px-Granny_Weatherwax
Yaya Ceravieja

Yaya Ceravieja se las daba mucho de independiente y de bastarse a sí misma. Pero lo que pasaba con estas cosas era que uno necesitaba tener a alguien cerca hacia quien ser orgullosamente independiente y bastarse a sí misma. La gente que no necesita a la gente necesita tener a gente cerca para que sepa que son de la clase de gente que no necesita a la gente (Mascarada, p. 11).

Hace que aprendamos que nada es lo que parece, incluso las mismas palabras se metamorfosean y adquieren un significado inesperado:

Lo que tienen las palabras es que los significados pueden retorcerse como una serpiente, y si quieres encontrar serpientes, entonces búscalas detrás de las palabras que han cambiado de significado (Lores y damas, p. 104).

¿Que ha dicho qué?

Una de las mejores particularidades que tiene Terry Pratchett a la hora de narrar sus historias es que hace que el lector se involucre en la novela, que no sea un mero espectador pasivo. ¿Y cómo lo consigue? Con dobles sentidos y notas al pie de página. Las últimas aparecen en todas las novelas del Mundodisco y podríamos pensar que su objetivo es esclarecer o aportar más información sobre un objeto, personaje o acontecimiento. Aunque más bien aclaran poco o nada. En ocasiones son coherentes y tienen un sentido que se puede interpretar fácilmente; en otras, no tienen ni lo uno ni lo otro y el lector ha de interpretarlas como buenamente pueda. Son un juego comunicativo e intelectual que se establece entre Pratchett y el lector; forman parte de la narración y no son un elemento ajeno a ella.

En el siguiente ejemplo, el lector se hace una idea bastante clara de qué quiere decir una palabra en la lengua de los enanos: «¡Dejaron inconsciente de una paliza a Bjorn Bombacho-prieto! ¡Y le dieron una patada a Olaf Fuerteenelbrazo en los bad’dhakz!» (Pies de barro, p. 41). Pero la sorpresa viene cuando el lector va a la nota al pie de página y lee la traducción de bad’dhakz: «Cuencos de levadura».

Las connotaciones, por su parte, son más difíciles de localizar y descifrar. Un amigo mío, lector insaciable de fantasía y de Terry Pratchett, me dijo que no le gustaba la saga de las brujas porque no la entendía. Si uno se dedica a intentar entender solamente lo que está escrito en la superficie, se perderá el resto del iceberg. Y Pratchett es todo iceberg. No se trata de captar solo las referencias intertextuales o culturales, sino que la mente ha de hacer un esfuerzo por comprender lo que hay más allá de las letras. Es otro juego: Pratchett te va dando elementos a lo largo de la narración para que, llegado el momento clave, el lector los junte y entienda esa connotación. Muchas veces esto nos lleva a releer un pasaje cuando descubrimos nuevos elementos en la trama de los que no nos habíamos percatado antes.

Libro de cocina de Tata Ogg.
Libro de cocina de Tata Ogg.

La saga de las brujas, desde mi punto de vista, es la que más connotaciones contiene. En MascaradaTata Ogg (bruja, para quien no la conozca) ha escrito un libro de cocina. Pero lo debemos entender a partir de la reacción de los personajes, del nombre de las recetas, de los ingredientes, etc., es que no es un libro de cocina al uso, sino que más que alimentar, su intención es aumentar la libido. Si el lector va captando las pistas que se le van proporcionando a lo largo de cien páginas, entonces entenderá la siguiente escena:

–Estoy seguro de detectar un matiz de canela –dijo el intérprete, con un círculo marrón alrededor de la boca.
–Cierto, y posiblemente un asomo de nuez moscada –dijo el señor Balde.
–A mí me ha parecido notar… ¿cardamomo? –dijo Salzella.
–Cremoso y sin embargo picante –dijo Balde. Los ojos se le pusieron un poco vidriosos– . Y es curioso… pero calienta un poco (Mascarada, p. 136).

Pero si el lector no ha sabido interpretar las pistas previas, o se le han olvidado, llegará a esta escena y no sabrá de qué están hablando, porque Pratchett no te dice explícitamente qué está pasando. La única pista que proporciona es el nombre de los ingredientes: todos son afrodisíacos.

De religiones y paganismos: Dioses menores

En un mundo con forma de disco, que viaja a lomos de cuatro elefantes, los cuales a su vez están sostenidos por una tortuga interestelar gigantesca, los dioses existen porque la gente cree en ellos. Y dejan de existir, en la medida en que un dios puede dejar de existir, cuando nadie tiene fe en ellos. En ese mundo, hay una religión que cree que el mundo es redondo: hablar de tortugas interestelares que nadan por el cosmos se considera blasfemia. Le rinden culto al gran dios Om, quien se ha pasado los últimos tres años viajando por el mundo de los mortales en forma de… tortuga. La gente ya no tiene fe en él: creen en la estructura de la religión, no en su dios. A Om solo le queda un creyente: Brutha, un novicio con pocas luces, pero con mucha memoria. Juntos emprenderán un viaje a tierras de herejes filósofos.

Small-Gods1Al ser la decimotercera novela que Pratchett publicó sobre el Mundodisco, muchos de los rasgos que hemos visto en estas dos entradas de Literaturas fantásticas todavía no se desarrollan en todo su esplendor. Hay fragmentación, pero no es abundante porque tampoco hay muchos personajes (el dios Om, Brutha y Vorbis son los que tienen más protagonismo). Encontramos únicamente diez notas al pie de página y hay pocas connotaciones. El humor y la reflexión, sin embargo, siempre están presentes. Los temas que abarca esta obra van desde la religión hasta la democracia, pasando por la filosofía y la fe. Cabe destacar fragmentos como la parodia del mito de la caverna, en el que, con tono paródico, Didáctilos, filósofo efebio, invita al lector a reflexionar sobre la estupidez humana:

–La vida en este mundo –dijo– es como una estancia en una caverna. ¿Qué podemos llegar a saber de la realidad? Porque todo lo que vemos de la verdadera naturaleza de la existencia es, podríamos decir, meras sombras fascinantes y enigmáticas proyectadas sobre la pared interior de la caverna por la luz cegadora y nunca vista de la verdad absoluta, de la cual podemos deducir algún atisbo de veracidad o no deducirlo, y en tanto que trogloditas buscadores de la sabiduría, lo único que podemos hacer es alzar nuestras voces hacia aquello que no es visto y decir, humildemente, «Adelante, haz el Conejo Deformado… es mi favorito» (Dioses menores, p. 209).

En definitiva…

Con estas dos breves entradas sobre Sir Terry Pratchett, he pretendido dar una pequeña pincelada de lo que es la obra de Pratchett. Mi objetivo último era hacer ver que no es una literatura solo para jóvenes con mucha imaginación. Hay que mirar más allá de la portada de colores, hay que superar el miedo a que la fantasía sea una literatura vacía con dragones, damiselas, caballeros y mucha magia. Es más que eso, y Pratchett es el ejemplo perfecto para comprobarlo.

¿A qué estáis esperando?

¡Rápido! Id a la librería o biblioteca más cercana y haceos con un libro del Mundodisco. Si todavía tenéis dudas sobre por dónde empezar, podéis dejar un comentario en la entrada o en mi página de Facebook (y recordad la lista de recursos de la primera entrega). Si, además, os gustaría que tratara en el blog cualquier otro aspecto de  Pratchett o de literatura fantástica, seguid el mismo procedimiento. ¡Espero vuestros comentarios, saludos rituales y reseñas sobre vuestras lecturas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s